header

7/7/15

Elena y su año de High School en Irlanda

Tras un año escolar en Irlanda, Elena regresó a su Bélgica natal con la maleta cargada de anécdotas y nuevas experiencias. Tanto si estás interesado en ir al extranjero a estudiar y aprender un nuevo idioma como si eres de los que prefiere quedarse en casa, debes echarle un ojo a esta entrevista que el equipo de Easy Languages hizo a Elena.

¿Por qué te aventuraste a hacer la High School en Irlanda? ¿Por qué Galway?

Debo admitir que el motivo que me llevó a decantarme por Irlanda es porque no se encuentra muy lejos de Bélgica. Además, no me sentía realmente atraída por los demás destinos habituales y, cuando pregunté, descubrí que Irlanda era un país hermoso y que quería aprender más sobre su cultura, sus paisajes, etc…

Cuando decidí que quería ir, me ofrecieron varias escuelas, entre ellas una en Galway. Esta fue la que finalmente más me atrajo ya que no quería estar en una ciudad demasiado grande ni tampoco quería ir al campo, donde no hay muchas cosas que hacer, por lo que Galway me parecía la solución perfecta: una pequeña ciudad bonita y agradable, pero a su vez turística.







Estuviste allí durante un curso escolar. ¿Fue demasiado corto, demasiado largo? ¿Por qué?

Creo que estar allí un año escolar es la medida justa, ya que si vas solamente un semestre o un trimestre es más difícil integrarse. La integración en un nuevo país y una nueva cultura siempre lleva tiempo y, cuanto más te quedes allí, más te gusta. Además, permanecer allí todo el año escolar me permitió mejorar mi inglés, algo que no siempre consiguen las personas que se quedan sólo tres meses. También vi algunos estudiantes que no se quedaron mucho tiempo y que al final estaban un poco decepcionados, no sólo por su falta de integración o por el aprendizaje de la lengua, sino también porque no pudieron visitar todo lo que querían.

¿Qué piensas de la escuela (clases, profesores, personal)?

Honestamente, creo que las clases eran más simples que en Bélgica. Comenzábamos a las 9 de la mañana, una hora más tarde que mis clases en Bélgica, lo que me supuso un gran cambio. El sistema educativo es también muy diferente ya que, aunque los profesores hacen a los alumnos exámenes todos los años, si los alumnos los suspenden, pueden pasar de todas formas al año siguiente. La única prueba que realmente importa es el examen externo del último año, por lo que los estudiantes no dan mucha importancia a la escuela los otros años. En la escuela que estaba yo, todo el mundo estaba bastante relajado, tanto los alumnos como los profesores. Las clases rara vez comenzaron a su hora, pero los maestros estaban siempre disponibles para resolver dudas y siempre estaban allí para bromear con los estudiantes.



¿Eres consciente de que has mejorado tu inglés?

Realmente, yo no soy consciente de mi progresión en inglés porque nunca me escuché cómo hablaba antes. No obstante, soy consciente de que lo entiendo mucho mejor que antes y, en cuanto a mi progreso oral, muchas personas me dijeron que había mejorado mucho desde el primer día, algo que siempre es agradable escuchar de los angloparlantes.

¿Cómo fue tu integración a la vida local (deportes, actividades, etc.)?

Al principio, intenté continuar con los deportes que previamente hacía en Bélgica pero, por desgracia, no funcionó. Sin embargo, cuando llegué, una persona que trabajaba en una escuela de idiomas me acogió y me dijo que podía participar en las actividades organizadas allí. Así que me encontré con un montón de gente procedente de todas las partes del mundo y juntos organizamos viajes para conocer la ciudad e ir a la playa. Además, a menudo iba al cine y a la ciudad con otros estudiantes de intercambio de la escuela y algunos alumnos; participé en excursiones y en eventos deportivos de la escuela. Para complementar esto, en el seno de mi escuela, iba todos los días a un centro de autismo para ayudar a los profesores a cuidar de los chicos.







Estuviste alojada en una familia de acogida ¿Qué te aportó?

Para mi, ellos fueron los primeros que me permitieron mejorar mi inglés. Además, con ellos descubrí cómo es la vida diaria de los irlandeses. Fueron como una segunda familia para mi, siempre me escuchaban y me contaban su día a día. Aunque un en principio no fue para nada fácil, ahora son las primeras personas de las que hablo cuando alguien me pregunta sobre mi estancia.



¿Qué lugar clave recomiendas a aquellos que, como tu, van hacer una estancia en Galway?

Les aconsejaría ir a las islas de Aran. Es una pequeña isla que se puede visitar en un solo día pero que incluye todo: el campo con sus recintos de piedra, varios lagos en medio del paisaje, playa y unos pocos bares/restaurantes.





¿Una anécdota?

Un día, mi familia de acogida y yo fuimos a algún lugar de la región de Connemara (a una hora y media de distancia de nuestra casa) y mis hermanos de acogida (13 y 17 años) y yo tuvimos que salir del coche para perseguir un rebaño de ovejas que estaba en el medio de la carretera y no se movía. ¡Fue una experiencia un tanto extraña!

¿Un consejo para los que se quieren ir a estudiar al extranjero?

Aunque para muchas personas puede resultar difícil estar lejos de casa, es importante no darse por vencido demasiado pronto. Para mi, una de las mejores cosas (si alguien elige esta fórmula) es tener una buena familia de acogida ya que es donde vas a vivir durante un largo período de tiempo. Es importante estar a gusto en casa cuando llegas por la noche e informar cuando hay algún problema. Y también es importante intentar hablar con mucha gente, aunque al principio solo sea para saludar.

¿Qué piensas del equipo de Easy Languages?

Estoy muy contenta con ellos ya que fue gracias a su servicio lo que me llevó a Galway. Me ayudaron mucho con mi destino.

Si tu, igual que Elena, quieres disfrutar de una experiencia en el extranjero, no dudes en visitar los programas disponibles en nuestra web.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!