header

24/10/14

Francés VS Francés

Tras haber comparado el Francés en dos países diferentes como Francia y Bélgica y tras haberos comentado mis experiencias vividas en dos cursos de corta duración en dos ciudades, una en cada país de los anteriormente mencionados el siguiente paso será comparar ambas experiencias para determinar los puntos fuertes y débiles de cada destino así como los detalles que modificaríamos y los que no.


En primer lugar hablaremos del curso, ambas escuelas dan mucha importancia a las pruebas de nivel previas a la realización de éste con el objetivo de determinar la clase adecuada para el estudiante, esto es importantísimo ya que el grupo de estudiantes que componen la clase deben tener el mismo nivel con el fin de que todo el grupo evolucione al mismo tiempo, que ninguno retrase y avance demasiado el aprendizaje. 

Estas pruebas de nivel se componen de un test de nivel previo por ordenador, un test escrito y un test oral. Aquí encontramos la primera diferencia destacable, en la escuela de Bruselas cuyo programa es más intensivo ya que son sesiones de 2 o 3 semanas las pruebas de nivel se realizan por ordenador y por teléfono con el fin de no perder ni un minuto el primer día, mientras que en la escuela de Montpellier se realizan 3 pruebas diferentes: una primera por ordenador en el momento de formalizar la reserva y otras dos el primer día de clase, una escrita y una oral, para evitar la posibilidad de que el nivel haya variado desde el momento que se hizo el test por ordenador.  Esto retrasa un poco el comienzo de las clases ya que los estudiantes deben realizar los test y los profesores deben corregirlos y formar los grupos.  

Siguiendo con el primer día, como os he comentado en la escuela de Bruselas debido al programa intensivo no se produce una pausa hasta la mitad del horario previsto mientras que en la escuela de Montpellier posterior a la realización de test se lleva a cabo un desayuno estupendo y saludable por cortesía de la escuela para amenizar la espera de asignación de grupos, una vez se asignan los grupos dan comienzo las clases hasta la hora de la comida. Después de esta pausa para comer, en la escuela de Montpellier proponen un tour guiado para los recién llegados, por su puesto gratuito y en Francés.

Como conclusión respecto del primer día en ambos destinos vemos claramente que la escuela de Bruselas es intensiva desde el minuto uno ya que son sesiones de duración fijada mientras que en la escuela de Montpellier dan mucha importancia a la bienvenida y proceso de adaptación de los estudiantes de cara a un curso de una duración superior. 
Por supuesto los estudiantes que realizan una estancia en Montpellier durante varias semanas, los lunes tienen una hora menos de clase debido a la recepción de los nuevos estudiantes. 

En cuanto a la posibilidad de realizar actividades, la escuela de Bruselas proporciona toda información necesaria acerca de la ciudad pero no organiza ningún tipo de actividad, sin embargo la escuela de Montpellier propone una actividad diferente cada día, del tipo excursión a Tolouse, paseo en bicicleta desde Montpellier hasta la playa, etc por supuesto todas ellas opcionales.

Referente al material para realizar el curso, ambas escuelas proporcionan todo lo necesario para seguir el ritmo de las clases, en esta cuestión estas dos escuelas son excepcionales.  En cuanto a los servicios o instalaciones con las que cuenta cada escuela, ambas tienen máquinas de café y de snacks pero claramente la escuela de Montpellier marca la diferencia porque cuenta con una sala de ordenadores y una impresora cuyo uso es totalmente gratuito e ilimitado. 

Por otro lado, en cuanto al alojamiento os comento que en la ciudad de Bruselas tuvo lugar en residencia de estudiantes con baño compartido y cocina compartida y muy contento de todas las personas que he conocido de multitud de países diferentes.  Mientras que en Montpellier experimenté por primera vez alojarme en la casa de una familia nativa lo cual me sirvió sobre todo para poder practicar todo lo aprendido en clase y tener una inmersión total en el idioma, lo cual es uno de los objetivos principales a la hora de salir al extranjero. Pese a que algunas personas tienen pudor a instalarse en la casa de una familia que no conocen he de decir que estas familias están acostumbradas a trabajar con estudiantes y eso hace muy fácil la convivencia y supone una ayuda a que el estudiante se sienta cómodo.  

Comentar que el alojamiento en Bruselas únicamente baraja la posibilidad de residencia de estudiantes, pero dispone de dos tipos, una para estudiantes más jóvenes y otro tipo denominado como confort destinada a un tipo de cliente de una media de edad mayor. Sin embargo la escuela de Montpellier baraja la posibilidad de ambos tipos de alojamiento bien en familia de acogida o bien en residencia de estudiantes. Como conclusión final acerca del alojamiento mencionar que he quedado muy satisfecho con ambos por lo que recomendaría los dos sin lugar a dudas.


Por último en cuanto a la despedida semanal, comentar que al finalizar la sesión en la escuela de Bruselas se realiza un test escrito, una producción escrita y otro test de comprensión a la audición con el fin de valorar la evolución en el aprendizaje sufrida tras el curso. En la escuela de Montpellier se llevan a cabo exactamente las mismas pruebas pero cada semana. Al finalizar el curso y haber superado los test realizados ambas escuelas te proporcionan un certificado de la realización del curso en el nivel correspondiente.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!