header

31/10/14

Clichés

Clichés

Y para finalizar el mes del Francés amigos os propongo un post acerca de los clichés más conocidos y populares de nuestros vecinos franceses y belgas.

En primer lugar para aclarar a todo el mundo las siguientes curiosidades que vamos a comentar y evitar cualquier mala interpretación, me gustaría ver la definición de la palabra Cliché. 

El término cliché (tomado del idioma francés en el cual se refiere a un estereotipo) se refiere a una frase, expresión, acción o idea que ha sido usada en exceso, hasta el punto en que pierde la fuerza o novedad pretendida, especialmente si en un principio fue considerada notoriamente poderosa o innovadora.

Por la parte francesa :



En Francia todo el mundo viste con una camiseta a 

rayas (marienera), una boina y una baguette.




Todos los franceses viven bien en París o 

bien en la Costa Azul.









Su cocina es conocida como una de las 

mejores del mundo.



El acordeón suena de fondo en cualquier 

situación. 



Su alimentación está basada en croissants, 

foie gras, ajo y cebolla, vino tinto y 


champagne.







Son amantes de los quesos apestosos.



Dicen constantemente Oh là là. 











Presumen de besa de una forma especial.












El deporte más popular es la petanca.












Están siempre en huelga o de vacaciones.








Algunos personajes históricos son considerados franceses pero no lo son como :

Pablo Picasso y Salvador Dalí que son españoles ; Vincent Van Gogh holandés ; Apollinaire, Fredereic Chopin y Marie Curie que son polacos y Josephine Baker que es americana.


Por la parte belga :




En las venas de los belgas sólo hay cerveza, porque 

sólo beben cerveza. 










Solamente leen comics.














Hacen cualquier cosa por evitar los impuestos.













Sólo comen mejillones, patatas fritas y 

chocolate.  






Es el país de la lluvia.    














Adoran construir casas







Con esto nos despedimos del intensivo mes de Francés que ha sido Octubre. Sin daros pistas de qué vendrá en Noviembre simplemente recomendaros que os prepareis para un mes asiático.  

24/10/14

Francés VS Francés

Tras haber comparado el Francés en dos países diferentes como Francia y Bélgica y tras haberos comentado mis experiencias vividas en dos cursos de corta duración en dos ciudades, una en cada país de los anteriormente mencionados el siguiente paso será comparar ambas experiencias para determinar los puntos fuertes y débiles de cada destino así como los detalles que modificaríamos y los que no.


En primer lugar hablaremos del curso, ambas escuelas dan mucha importancia a las pruebas de nivel previas a la realización de éste con el objetivo de determinar la clase adecuada para el estudiante, esto es importantísimo ya que el grupo de estudiantes que componen la clase deben tener el mismo nivel con el fin de que todo el grupo evolucione al mismo tiempo, que ninguno retrase y avance demasiado el aprendizaje. 

Estas pruebas de nivel se componen de un test de nivel previo por ordenador, un test escrito y un test oral. Aquí encontramos la primera diferencia destacable, en la escuela de Bruselas cuyo programa es más intensivo ya que son sesiones de 2 o 3 semanas las pruebas de nivel se realizan por ordenador y por teléfono con el fin de no perder ni un minuto el primer día, mientras que en la escuela de Montpellier se realizan 3 pruebas diferentes: una primera por ordenador en el momento de formalizar la reserva y otras dos el primer día de clase, una escrita y una oral, para evitar la posibilidad de que el nivel haya variado desde el momento que se hizo el test por ordenador.  Esto retrasa un poco el comienzo de las clases ya que los estudiantes deben realizar los test y los profesores deben corregirlos y formar los grupos.  

Siguiendo con el primer día, como os he comentado en la escuela de Bruselas debido al programa intensivo no se produce una pausa hasta la mitad del horario previsto mientras que en la escuela de Montpellier posterior a la realización de test se lleva a cabo un desayuno estupendo y saludable por cortesía de la escuela para amenizar la espera de asignación de grupos, una vez se asignan los grupos dan comienzo las clases hasta la hora de la comida. Después de esta pausa para comer, en la escuela de Montpellier proponen un tour guiado para los recién llegados, por su puesto gratuito y en Francés.

Como conclusión respecto del primer día en ambos destinos vemos claramente que la escuela de Bruselas es intensiva desde el minuto uno ya que son sesiones de duración fijada mientras que en la escuela de Montpellier dan mucha importancia a la bienvenida y proceso de adaptación de los estudiantes de cara a un curso de una duración superior. 
Por supuesto los estudiantes que realizan una estancia en Montpellier durante varias semanas, los lunes tienen una hora menos de clase debido a la recepción de los nuevos estudiantes. 

En cuanto a la posibilidad de realizar actividades, la escuela de Bruselas proporciona toda información necesaria acerca de la ciudad pero no organiza ningún tipo de actividad, sin embargo la escuela de Montpellier propone una actividad diferente cada día, del tipo excursión a Tolouse, paseo en bicicleta desde Montpellier hasta la playa, etc por supuesto todas ellas opcionales.

Referente al material para realizar el curso, ambas escuelas proporcionan todo lo necesario para seguir el ritmo de las clases, en esta cuestión estas dos escuelas son excepcionales.  En cuanto a los servicios o instalaciones con las que cuenta cada escuela, ambas tienen máquinas de café y de snacks pero claramente la escuela de Montpellier marca la diferencia porque cuenta con una sala de ordenadores y una impresora cuyo uso es totalmente gratuito e ilimitado. 

Por otro lado, en cuanto al alojamiento os comento que en la ciudad de Bruselas tuvo lugar en residencia de estudiantes con baño compartido y cocina compartida y muy contento de todas las personas que he conocido de multitud de países diferentes.  Mientras que en Montpellier experimenté por primera vez alojarme en la casa de una familia nativa lo cual me sirvió sobre todo para poder practicar todo lo aprendido en clase y tener una inmersión total en el idioma, lo cual es uno de los objetivos principales a la hora de salir al extranjero. Pese a que algunas personas tienen pudor a instalarse en la casa de una familia que no conocen he de decir que estas familias están acostumbradas a trabajar con estudiantes y eso hace muy fácil la convivencia y supone una ayuda a que el estudiante se sienta cómodo.  

Comentar que el alojamiento en Bruselas únicamente baraja la posibilidad de residencia de estudiantes, pero dispone de dos tipos, una para estudiantes más jóvenes y otro tipo denominado como confort destinada a un tipo de cliente de una media de edad mayor. Sin embargo la escuela de Montpellier baraja la posibilidad de ambos tipos de alojamiento bien en familia de acogida o bien en residencia de estudiantes. Como conclusión final acerca del alojamiento mencionar que he quedado muy satisfecho con ambos por lo que recomendaría los dos sin lugar a dudas.


Por último en cuanto a la despedida semanal, comentar que al finalizar la sesión en la escuela de Bruselas se realiza un test escrito, una producción escrita y otro test de comprensión a la audición con el fin de valorar la evolución en el aprendizaje sufrida tras el curso. En la escuela de Montpellier se llevan a cabo exactamente las mismas pruebas pero cada semana. Al finalizar el curso y haber superado los test realizados ambas escuelas te proporcionan un certificado de la realización del curso en el nivel correspondiente.  

17/10/14

Francés en Montpellier

Como lo prometido es deuda, ahí va mi experiencia en Montpellier, tanto en la ciudad como en el curso de Francés.


Para guardar un poco de orden en el relato, voy a ir detallando cronológicamente.


He de comentar primero que elegí un tipo de alojamiento en concreto: en familia de acogida, cuya experiencia era totalmente nueva para mí, más adelante os detallare. 

 
Aeropuerto de Montpellier


Mi llegada tuvo lugar el domingo, ya que es el día anterior al comienzo del curso; ésta se produjo sin retraso ni problema alguno. En el aeropuerto se encontraba la familia para recogerme, no tuve ningún problema para reconocerlos puesto que les conocía por foto y además tenían un cartel con mi nombre.



El camino del aeropuerto a la casa fue muy ameno, una primera toma de contacto con el Francés a través de la típica conversación básica, presentación, nombre, edad, etc.

Este día me sirvió para deshacer la maleta e ir a dar una vuelta de reconocimiento por la bella ciudad de Montpellier y sobre todo para hacerme el camino de ida a la escuela de cara al primer dia de clase.





En cuanto a la familia de acogida, comentar que genial, super acogedores, la habitación super grande y limpia y la cena muy rica. Mencionar además que fue la tónica durante el resto de la semana.

En cuanto al primer día de clase, comenzaré por decir que realicé una prueba de nivel escrita y una oral con el fin de establecerme en la clase correcta, después un desayuno por cortesía de la escuela y presentación con los compañeros y después el comienzo de las clases.


Terraza de nuestra escuela en Mopntpellier

Posteriormente a la finalización de la primera clase realizamos una pausa para comer algo y después nos volvimos a reencontrar en la escuela para realizar un tour guiado por Montpellier en Francés, por supuesto llevado a cabo por el personal de la escuela.

El segundo día no sentí que el nivel de la clase fuese el adecuado para mi por lo que en el descanso entre clases hablé con la profesora que a su vez consultó con la coordinadora la posibilidad de colocarme en un nivel superior y así fue, no hubo ningún problema.

Al empezar el tercer día en un nivel nuevo, desde el primer momento recibí una atención  excelente por parte de mi nueva profesora proporcionándome todo el material con el que  habían trabajado los días anteriores y no supuso ninguna dificultad de adaptación, al contrario, muy contento y feliz del cambio y con la nueva clase.

Así ha seguido siendo hasta el último día, hoy, en el cual hemos realizado 3 pruebas (una de gramática, una producción escrita, y una de comprensión a la audición) para valorar la evolución en nuestro aprendizaje durante esta semana.  

He de decir que el curso ha satisfecho mis expectativas y que ha sido bastante intensivo, ademas de por supuesto haber trabajado todas las competencias.

Por lo que os animo a todos aquellos que tenéis dudas en cuanto a un destino o en cuanto a un tipo de alojamiento a hacerlo sin problema en Montpellier y en familia de acogida.

10/10/14

Francés en Bruselas

Como bien os comentaba en el anterior post, en el artículo de hoy haré un breve resumen de mi experiencia en el curso intensivo de Francés de 20 horas semanales realizado durante 2 semanas en la capital belga, Bruselas.

 


Comentaremos en primer lugar que he realizado con anterioridad al inicio del curso dos pruebas de nivel, una escrita y una oral, con el fin de determinar mi nivel de Francés para poder continuar mi aprendizaje desde el punto correcto. 

Quiero remarcar que el hecho de que la duración diaria de las clases sea de 4 horas lo convierte en un curso bastante intensivo ya que la carga de tareas (deberes) de un día para otro es fuerte y cuya realización requiere otra parte importante del día por lo que finalmente se traduce en un mínimo de entre 6 y 7 horas diarias. 

Las clases refuerzan todas las competencias:
La fonética (conocer la correcta pronunciación de las palabras).
El oral (a través de la lectura en voz alta sobre todo).
El escrito (muy importante en el Francés por la gran diversidad de acentos que nos vamos a encontrar).
Los juegos de rol interactivos (una de las principales materias a realizar), los cuales simulan situaciones cotidianas ayudándonos así a perder la vergüenza al expresarnos en una lengua diferente a la nuestra en público al mismo tiempo que ha hacerlo con soltura. 
Y por supuesto como no, la gramática(conocer todos los tiempos verbales, pronombres, artículos, adverbios, etc así como las reglas de uso) .

Los profesores son estupendos y profesionales, ayudan con cualquier tipo de duda personal  y sobre todo ayudan a trabajar de forma más específica aquellas carencias particulares que pueda tener el alumno.   

Para todos aquellos que os estéis preguntando si me he encontrado con más españoles en mi clase la respuesta es NO, el mix de nacionalidad ha sido increíble, hemos sido 6 estudiantes de los siguientes países: Grecia, China, Eslovenia, Suecia, Croacia y España. Encontrareis la explicación a esta diversidad de nacionalidades en el siguiente párrafo. 
En cuanto a la vida en la capital europea, que decir, con nada más poner un pie en la calle se puede respirar Europa, puedes encontrar multitud de personas de diferentes países  principalmente porque  aquí se localizan los edificios más importantes para Europa en los que se deciden las cuestiones más relevantes y que afectan a la política común de los países de la zona Euro.

 Además se puede disfrutar de un turismo cultural precioso compuesto por una gran variedad de monumentos con calidad arquitectónica inigualable. La ciudad tiene mucha vida, existen programas de actividades socioculturales diarios. 
          

Como aspecto menos positivo podríamos mencionar el clima ya que dependiendo de la época del año que elijamos el paraguas sería un buen compañero de viaje.  

3/10/14

Idioma del mes: Francés

Para dar comienzo a una nueva etapa en este Blog me gustaría en primer lugar presentarme, mi nombre es David y de ahora en adelante voy a compartir con vosotros tanto las razones por las cuales aprender un idioma como las curiosidades de cada destino y diferencias entre sí, importante tener en cuenta a la hora de dar el salto a disfrutar de una experiencia en el extranjero.

En este primer post vamos a centrarnos en el idioma Francés,  lengua romance la cual se habla en multitud de países. Sin embargo, tomaremos como ejemplos solamente dos destinos: Francia y Bélgica; y además para ser un poco más específicos escogeremos la ciudad francesa de Montpellier y la capital belga, Bruselas. Realizaré a lo largo de este mes un curso de corta duración en cada uno de los destinos y compartiré con vosotros mis experiencias vividas en primera persona. 
   
Con el fin de ayudar a la elección entre ambos destinos, podemos establecer una serie de criterios, los cuales dependerán por supuesto de vuestras preferencias, tales como la calidad del idioma, la cultura, clima, comida, coste de vida, etc.

Si comparamos el francés de Francia con el del resto de países francófonos podemos encontrar diferencias en cuanto al acento o al uso de palabras distintas para designar las mismas cosas, pero en este caso concreto al comparar la calidad del idioma entre Francia y la parte francófona de Bélgica (ya que como sabéis Bélgica tiene 3 lenguas oficiales ya que se habla: Francés en la parte sur del país denominada Wallonia, Flamenco en la parte norte del país denominada Flandes y Alemán en una pequeña zona al este del país) no obtendríamos apenas disparidades considerables, si no unas pocas palabras y un acento que podría encajar perfectamente como una de las variedades dentro del territorio francés. Todo esto debido por supuesto a la cercanía entre ambos países. Sin embargo, podríamos encontrar desigualdades en cuanto al clima, cultura, comida, coste de vida etc.

En cuanto a la cocina francesa mencionar que es particularmente famosa y destacada por su calidad, pudiendo aprovechar esta característica combinando vuestro curso de Francés con un curso de cocina (si os apasiona la cocina), sin embargo de la cocina belga podemos destacar platos concretos como platos estrellas: la carbonade (guiso de carne con salsa de cerveza), las patatas fritas (inventadas en Bélgica), los gofres, los chocolates y por supuesto no olvidar las cervezas por lo que si sois amantes de algunas de estas cosas el destino está claro. 
                                         

Referente al clima, si comparamos la posibilidad de realizar un curso al sudeste de Francia, en la costa mediterránea, con la posibilidad de realizarlo en Bélgica creo que queda claro quien recibe este punto.
 
Y por último si tenemos en cuenta el coste de vida, ambos son parecidos ya que los salarios mínimos en ambos destinos oscilan en torno a los 1300€/mes lo que marca claramente el nivel de los precios y lo que supone una motivación extra a la hora de aprender Francés y poder trabajar en un futuro en uno de estos países. 
                                                             



Con esta pequeña revisión de las diferentes características a tener en cuenta a la hora de comparar estos dos detinos me despido de vosotros hasta el próximo post en el que os comentaré mi experiencia en el curso de Francés en Bruselas.