header

14/2/14

San Valentín en París

Es San Valetín, el romanticismo se puede palpar en el ambiente, y no es que pueda presumir de romántica, pero la inspiración llega de la mano de nuestro destino del mes.  

Decidir el destino del mes puede parecer tarea fácil, sin embargo combinar destino y mes con vuestros gustos y necesidades es una cuestión que va más allá de las ganas de escribir con las que me levante cada día. Por eso, cuando decidimos dedicarle el mes de febrero a París, sabíamos perfectamente que no había mejor destino que la ciudad del amor para el mes de los enamorados, aunque corríamos el riesgo de morir empalagados. 

Lo cierto es que París se ha ganado a pulso ser mucho más que la ciudad del amor, la ciudad del beso de Doisneau, la ciudad de la torre Eiffel, el puente de los candados... pero, inevitablemente, todos ellos forman ya parte indisoluble de la ciudad y su áurea. Probablemente, si preguntas a algún francés, sobre todo a algún parisino, te responderá estar encantado de saberse parte de ese misticismo que envuelve a la cultura, la tradición, la historia o la lengua francesa. ¡Cómo para no! 

Por eso hoy, insisto, aún a riesgo de sufrir una sobredosis de azúcar, quiero recomendaros cinco lugares en los que perderte en San Valentín en París. Lugares que han posicionado a la ciudad en la cumbre del romanticismo más clásico, pero también en el más vanguardista. 

Amor adolescente
Candados en el Pont de Arts.
Fuente: http://www.vaivendigital.com/?p=295
Pont de Arts. Actualmente hay cientos de puentes que han tenido que ser reforzados debido al peso extra de los candados que los amantes cerraron entre sus barandillas. Ya antes de la famosa novela italiana, Scusa ma ti chiamo amore, los jóvenes enamorados conocían este ritual, pero es cierto que esta lo institucionalizó. En París la tradición manda, hay que grabar las iniciales de los enamorados en el candado y sellar el pacto tirando las llaves al Sena. ¿Infantil? Puede. Pero no dejar de ser romántico. 

Jardín de Luxemburgo. Algo que no puede faltar en cualquier plan de San Valentín es un paseo y nada mejor que hacerlo en uno de los jardines más famosos del mundo. El Jardín de Luxemburgo es uno de los más famosos y visitados de la capital, fue propiedad de la realeza, un capricho de María de Médici, reina regente. La gran variedad de árboles y flores, así como frutales, invernaderos y, por supuesto, esculturas y estatuas dignas de los mejores museos le han conferido el título de patrimonio botánico. Hoy en día sigue siendo un parque privado abierto al público, pero un paseo en un barco de vela en su estanque bien merecerá la visita.  

Nuestras recomendaciones
Le mur des je t’aime, es literalmente un muro plagado de "te quieros" en infinidad de idiomas. Para ser exactos, esta pared tiene frases de amor escritas en unas 250 lenguas diferentes. Esta obra de arte, situada en un jardín en un barrio de Montmartre, es una oda al amor, pero también representa en qué dirección se mueve el amor en el mundo actual mediante las pinceladas rojas, que representan pedazos de un corazón roto

Le mur des je t'aime. Fuente: http://freshpinklemonade.wordpress.com/
El museo del erotismo es algo que no puedes perderte si quieres darle un toque divertido y diferente a este día. Lejos de ser algo vulgar, entre sus paredes podrás encontrar obras de cualquier época, país y estilo. Aunque sin quitar importancia a la sección en la que dan cabida al arte popular, reflejando la sexualidad de manera divertida. A la salida puedes, ¿por qué no?, marcarte un baile en el Moulin Rouge

Si te sobra tiempo (y dinero)
Eau de parfum, todos sabemos, sin necesidad de saber hablar francés, qué significa. No es difícil asociar la calidad de un buen perfume con Francia, y París en particular. De manera que, ¿qué te parecería recrearte y crearte un perfume para no olvidar este día y conservarlo en uno de los sentidos más románticos: el olfato? 

Encontrarás infinidad de perfumerías en las que puedas satisfacer este capricho, nosotros te recomendamos L'Artisan Parfumeur (rue de l’Almiral-de-Coligny). Aquí no sólo te explicarán cómo crear tu perfume y diferenciar diferentes aromas, sino que te garantizan una experiencia exquisita en pareja o en grupo, además de ayudarte a darle el toque detallista con la presentación y el etiquetado. 3 horas y media que, como verás, se pagan (370 euros; en grupo 185 euros). Si quieres leer más aquí puedes hacerlo. 

Y hasta aquí nuestra recomendaciones, el resto es cosa vuestra... 

¿Eres single? Tranqui que para ti también tenemos, no seremos nosotros quienes te quitemos la ilusión por conocer París. Aquí puedes ver algunos de nuestros cursos en la capital francesa, para más información, contacta con nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!