header

14/1/14

Ciudades de película IV

Seguimos con nuestra serie sobre películas y destinos. Después de nuestros Ciudades de películas y sus réplicas II y III, esta vez nos hemos querido trasladar a África, ese continente olvidado y, en ocasiones, utilizado por la industria cinematográfica. 

Es el tercer continente más grande por extensión, no es el continente más poblado, pero sí el más pobre. Según el Índice de Pobreza Multidimensional, los 10 países más pobres del mundo se encuentran en este continente al que el cine ha mirado en más de una ocasión para reflejar el modo de vida, así como las gentes que han llevado el nombre de África por bandera alrededor del mundo. 

Sudáfrica - Invictus


Sudáfrica y el apartheid van necesariamente de la mano y con ellas, África. Se han narrado muchas historias sobre la vida en este continente, mayoritariamente miseria, si no está el Mundo Desarrollado por medio, pero Invictus se encarga de contar los primeros años de vida en el país tras la abolición de esta injusta separación porque, como siempre ocurre, las leyes van por un lado y las personas por otro muy diferente.

Esta película, repleta de los claroscuros propios de Clint Eastwood, fue rodada a caballo entre Hollywood Sudáfrica. De hecho, muchos de los escenarios utilizados, fueron luego escenarios del campeonato Mundial de Fútbol de 2010, aunque sí (no voy de listilla) la película se basa en el campeonato mundial de rugby que tuvo lugar en el país sudafricano en 1995. El estadio Ellis Park de Johannesburgo es uno de estos escenarios, así como la reserva forestal de Tokai, a 20 kilómetros al sur de Ciudad del Cabo, donde Mandela presencia la concentración de los Springboks. Y, sin duda, uno de los escenarios más emotivos, en Isla Robben la celda en la que vivió durante casi dos décadas Nelson Mandela y en la que se rodaron algunas escenas de Invictus.


Kenia - Memorias de África


Bajo el título original Out of Africa y basada en la novela del mismo nombre, esta película hizo las delicias de muchos allá por el año 1985 y fue reconocida con, entre otros premios, 7 Oscars

Meryl Streep y Robert Redford, estrellas de la época, protagonizaron una historia real en un entorno real que aún muchos recuerdan y consideran una de las grandes obras maestras del cine contemporáneo. 

La casa en la que se rodó la película era, además, la misma en la que vivió la protagonista real de la historia durante sus 17 años en Kenia. Sin embargo, resultaba demasiado pequeña para rodar en su interior, por lo que se utilizó principalmente para rodar planos de exterior. Pero en esta casa, convertida ahora en museo, conviven algunas de las posesiones de Isak Dinesen (la protagonista), con muchos objetos de atrezzo que allí quedaron tras el rodaje.  

Otros de los escenarios fácilmente reconocibles son  las Colinas de Ngong, donde reposan los restos mortales de Denys Finch-Hatton, el tren de vapor que el director escogió para alguna de las escenas de la película se conserva en el Museo del ferrocarril de Nairobi

Marruecos - Casablanca


Vale, puedo creerme que haya algunos de vosotros que no la hayáis visto, pero no que haya alguien que no la conozca, aunque sólo sea por las célebres frases: «Play it again, Sam» o «Louis, I think this is the beginning of a beautiful friendship». Casablanca ha conseguido consolidarse como un clásico del cine americano reconocido tanto por la crítica como por el público y la Academia. 

Como suele ocurrir, la película fue íntegramente rodada en los estudios de Hollywood, pero el fenómeno fan fue de tal magnitud que incluso se llegaron a construir dos bares frente a la plaza que refleja la película, el bar de Rick y el "Blue Parrot" para que los turistas que invadieron la ciudad tras el éxito de la película pudiesen fotografiarse frente a ellos. 

Sierra Leona - Diamantes de sangre


Esta película cosechó éxito al tiempo que creó polémica y levantó muchas ampollas dentro de la industria del diamante poco tiempo antes de la ceremonia de los Oscars de 2006. Pero realmente no hizo más que reflejar la situación que se vivió en Sierra Leona a finales de los 90, con una guerra civil financiada con la venta de estos diamantes que no hacían más que fomentar la esclavitud de los propios sierraleonenses. 

En contraste con la anterior, Diamantes de sangre fue enteramente rodada en África, por imposición del director. Gracias a ello se consiguió mostrar la realidad de este continente, donde belleza y crudeza se dan la mano en cada escena. Sin embargo, no deja de ser Hollywood y pese a que la historia cuenta la situación en Sierra Leona, los escenarios se enmarcan en Sudáfrica, en la provincia Kwa Zulu Natal, donde se recrean los escenarios que dan vida a la película: la mina y el campo de refugiados. 

Nigeria - El jardinero fiel


Quizás sea, junto con Diamantes de sangre, la que mejor refleje la relación del mundo occidental desarrollado con el continente africano. El jardinero fiel cuenta la historia de un diplomático europeo que se empeña en descubrir la verdadera causa de la muerte de su mujer. 

Pese a que en esta película se narra una historia real de corrupción que involucra a empresas y gobiernos, entre ellos el keniata, los problemas planteados en un principio para poder rodar en este país se resolvieron con grandes dosis de diplomacia. El rodaje se llevó a cabo entre Berlín y Londres, pero no desaprovecharon la posibilidad de filmar los paisajes y las calles de Nairobi e incluyeron en el montaje final grabaciones espontáneas con los niños de la zona. 

¿Reflejan estas películas la imagen que tienes de África? Cuéntanos tu opinión y, si te interesa alguno de nuestros cursos, ya lo sabes: ¡contáctanos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!