header

29/11/13

Para que nunca más te suene a chino

Ya hemos escrito sobre China, el idioma oficial y la cantidad de chinos que habitan no sólo en ese país, sino alrededor de todo el mundo. Nuestro destino del mes está dando para mucho y más que debería. A partir de ahora ya nunca más te sonará a chino. 

Seguimos escuchando acerca de China y su rápido dinamismo económico. El gigante asiático sigue creciendo en todos los niveles a un ritmo imparable, lo que fomenta ese halo misterioso de lo asiático entre los occidentales. Es difícil entender al pueblo chino y su antigua cultura si no entendemos su idioma, ni siquiera usamos el mismo alfabeto

He aquí, de un vistazo, algunos hechos que pueden sorprenderte si decides hacer un curso de mandarín en Pekín o Shanghai.

Antecedentes familiares...

El 85% de la población de China, o lo que es lo mismo, más de mil millones de personas comparten sólo un centenar de apellidos. Por lo tanto, de 93 millones de chinos se llaman Wang y Li y ¡88 millones Zhang! Así cualquiera los distingue, pero pensando en positivo, de esta manera es más fácil no olvidar el nombre cuando te presentan a alguien...


Salud

El estilo de vida de los chinos se basan en un antiguo precepto: cuidar de su salud. No debe sorprenderte, pues, ver a los transeúntes escupir en la calle o, incluso, en un restaurante, no importa si están ocupados hablando con otra persona. De hecho, es un reflejo de higiene. Esta es una de las razones de la mala fama de los turistas chinos en el extranjero.




En la mesa

"El arte de poner la mesa" está particularmente arraigado en la cultura china. La alimentación está concebida no sólo para alimentar el cuerpo, sino también para la salud. Cada plato debe halagar a todos los sentidos. Los chinos comen casi de todo, desde mono a oso, serpiente, perro, algas, raíces... Su comida se corta en trozos pequeños simplemente para comerla de un bocado. Las comidas se pueden comer con los palillos de madera, bambú o plástico, siempre que no alteren su sabor. Las bebidas no se sirven en la mesa, vamos, que en la mesa no se bebe, en la medida en que nosotros lo entendemos, ya que se considera que las comidas ya incluyen líquido suficiente. 

Un poco de frivolidad

En lo que a la vestimenta se refiere, los hábitos son algo diferentes en China que en nuestro país. Los chinos son pudorosos y prefieren mantener sus cuerpos fuera de la vista y de las tentaciones. En el caso de las chicas, en fuerte contraste con lo que solemos ver nosotros por aquí, rara vez muestran los hombros o el escote más allá de la garganta. Pero no te desanimes, las faldas cortas sí están más a la orden del día. Los hombres, por su parte, no suelen tener problemas a la hora de enseñar, sobre todo la barriga, pero no me preguntes qué significa, ni idea. Este hábito, sin embargo, no está para nada bien visto entre las chicas, es considerado demasiado vulgar...



Permanecer neutral

Al igual que prefieren mantener su cuerpo tapado, a los chinos no les gusta mostrar sus sentimientos, ya que no quieren imponer sus puntos de vista. El autocontrol es un principio de vida. Por tanto, debemos tratar de controlarnos si estamos tratando con ellos, más aún si nos encontramos en China, y sobre todo, no mostrar nuestro enfado o impaciencia con movimientos bruscos. Podrás comprobar que sus gestos y expresiones están contenidas. Esta forma de respeto hacia la otra persona es a veces visto como una hipocresía por parte de Occidente.


En la punta de los dedos

Ten en cuenta, además, que algunas acciones tienen significados en completamente diferentes en Europa. Por ejemplo, el gesto de levantar el brazo y mover la mano hacia los lados en occidente se emplea para saludar, pero para los chinos significa "¡ven aquí!". Algo muy útil, sobre todo si vas a un mercado, es reconocer la forma que tienen de contar con los dedos. Aquí os dejo un ejemplo. 


Artículo original: Julie Neskens

Os dejo, además, una infografía que, aunque es de 2011, ilustra perfectamente lo que avanza en su título: Los números detrás de China.

Espero que a estas alturas lo que te cuento no siga sonándote a chino. Aún y así, si tienes algún comentario acerca de nuestro destino del mes o quieres contactárnos, ¡adelante!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!