header

20/9/13

Los alrededores de Bruselas

Sí, lo sabemos, cuando decides aprender francés no piensas en Bruselas precisamente como destino. Francés es Francia, París, la Torre Eiffel, croissant, baguette y todos los topicazos, uno detrás de otros, que nos han ido contando a lo largo de nuestra vida.

¿Qué mejor oportunidad que esta para conocer el corazón de Europa que nuestro destino del mes?

Bruselas, como ya hemos contado en los post anteriores, tiene todas las ventajas de una ciudad francófona e internacional. Su condición de capital de Europa no sólo la convierte en sede de la gran mayoría de las Instituciones Europeas, sino que todos los gobiernos europeos tienen una sede aquí, así como muchas delegaciones de países extranjeros, sin olvidar las embajadas. Por lo que no sólo tendrás la oportunidad de practicar el francés (o aprenderlo, que es en este caso lo que te ofrecemos), sino contactar con gente de todas partes del planeta, con las ventajas laborales que esto supone.

Por supuesto en Bruselas también hay tiempo para el esparcimiento y el ocio. Si es dentro de la ciudad las ofertas culturales se suceden, cada día hay algún acontecimiento relacionado con el país, la ciudad, las Instituciones, las comunidades que tienen sedes aquí o, simplemente, acontecimientos culturales por amor al arte, como se suele decir.

Por supuesto también tienes la opción de disfrutar de los alrededores de Bruselas. Al estar situada prácticamente en el centro del país cuenta con una red de trenes que te transporta a cualquier punto (dentro y fuera de Bélgica). Fácil y rápido.

Amberes

A menos de una hora de Bruselas, Amberes puede presumir de tener el segundo puerto más importante de Europa. Es, además, el centro mundial de los diamantes y la ciudad de origen del pintor Rubens.

La Estación Central, una obra de arte en sí misma, la calle comercial repleta de edificios históricos reconvertidos en tiendas por las marcas más conocidas. La Plaza Mayor o la Grote Markt te cautivarán y no podrás resistirte a sentarte en cualquiera de sus terrazas y degustar sus platos más típicos. El barrio rojo, situado cerca del centro, es también un lugar que no debes perderte, no por su belleza, pero te dará qué pensar.

Brujas

Esta famosa y pequeñísima ciudad es también conocida como la ‘Venecia del norte’, título que se disputa con Ámsterdam y Estocolmo por sus canales. Pero lo cierto es que Brujas tiene un encanto no comparable con las anteriores, aunque sólo sea por esa neblina que la suele acompañar.

A poco más de una hora de Bruselas, es tan pequeña que la recorres en una mañana. Su catedral e iglesias, sus plazas y pequeñas tienditas, sus rincones y, lo mejor, la posibilidad que ofrece de admirar el mismo lugar desde distintos puntos. Además, si tienes suerte y el tiempo acompaña, podrás ver a las mujeres de la zona en las puertas de sus casas dándole al bolillo.

Gante

En la misma dirección que Brujas, pero más cerca de Bruselas. Esta ciudad suele gustar más que la anterior a quienes las llegan a conocer. Lo cierto es que Gante es más grande y ofrece más posibilidades que las simplemente turísticas. La oferta cultural y de ocio es también mayor, debido a que Gante tiene una comunidad joven y estudiantil importante.

Aquí también hay canales que podrás cruzar gracias a la infinidad de puentes que hay a lo largo de la ciudad. Además, la plaza principal está dividida en dos por uno de ellos, lo que le da un toque especial e invita a propios y extraños a sentarse en la orilla a degustar un gofre o, simplemente, a descansar.

El ir y venir de pequeños botes es constante y aquí, como en Ámsterdam, es fácil ver a grupos de amigos disfrutando de una tarde de navegación, mientras comparten algunos tragos de las mejores cervezas.

Lovaina

Otra pequeñita ciudad a unos escasos 20 minutos de Bruselas. Su centro es como el de cualquier otra ciudad: una plaza, una iglesia y bares a sus alrededores. Aquí, lo que realmente merece la pena visitar son los beaterios. Lugares donde las mujeres solteras, viudas o huérfanas se recluían en lugar de encerrarse en conventos. En ocasiones acogían a enfermos, pero por las noches sus puertas se cerraban.
Los beaterios flamencos son Patrimonio Universal declarado por la UNESCO.

Lieja

Es la ciudad universitaria por excelencia. Tanto es así que durante los fines de semana es una ciudad fantasma. Así que puedes elegir la opción turística y visitar la ciudad y sus alrededores o elegir la opción fiestera e ir entre semana. 

Pero si decides pasar una temporada algo más larga podrás visitar otras ciudades como: Charleroi, Namur, Mons, Spa o Rocherfort.


¿Te ha gustado el artículo? Si has estado alguna vez en alguna de estas ciudades y quieres compartir con nosotros tu experiencia estaremos deseando escucharla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!