header

5/9/13

Destino del mes: Bruselas

Lo cierto es que no nos planteamos nuestro desconocimiento acerca de un destino hasta que nos da por pensar en él. ¿Quieres conocer Bruselas de la mano de Easy Languages? ¡Adelante!

Atomium.
Debo reconocer que, después de casi 6 meses viviendo en el corazón de Europa, aún no puedo decir que conozca a esta ciudad como debería, sin embargo ha ido ganando puntos en mi escala de valores conforme la he ido descubriendo. Antes de venir no podría más que identificarla con el chocolate y los gofres, ni siquiera con la cerveza, aunque esto puede deberse más a que no me gusta la bebida de cebada, más que a mi falta de cultura general.

Recuerdo haber escuchado que la ciudad en sí no merecía la pena, no así sus alrededores, pero debo decir que me ha sorprendido gratamente. Puede que se deba a la falta de expectativas o a mi desconocimiento absoluto, pero mi tiempo aquí me ha descubierto obviedades como la calidad y variedad de cervezas, la belleza de la Grand Place iluminada por la noche o curiosidades como que fue aquí donde nació la famosa Audrey Hepburn.
Sacre Coeur
  • Visitas
Si te gusta viajar y conocer nuevos lugares, Bruselas sin duda merece la pena. Tiene rincones que deben ser visitados y, si tu visita se extiende más de lo que suele durar una visita turística, tendrás la oportunidad de descubrir rincones sólo accesibles a los lugareños.

Un lugar que me encanta y al que suelo ir con frecuencia es el Parc Royale, situado frente al Palacio Real, a un paso de la ciudad europea y frente al Parlamento Belga. Es centro neurálgico de toda tipo de actividades, pero también el lugar perfecto para practicar ejercicio, hacer picnics o ir a tomar el sol.

Es cierto aquello de que en Europa se vuelven locos con un rayito de sol, así que el día que hace bueno los parques están a rebosar y en Bruselas hay varios entre los que elegir: el parque de Laeken, cerca del Atomium; el parque del Cincuentenario, considerado el pulmón de Bruselas; o el Jardín Botánico. Pero, por lo general, la primavera es suave y soleada y en verano, ¡cuidado!, que el sol pega y la humedad puede llegar a asfixiar.  

Vistas desde la Place Royal
Si buscas unas buenas vistas para presumir de fotos te aconsejo dos opciones: la Plaza Poelaert, junto al monumental e impresionante Palacio de Justicia, ofrece, por su privilegiada situación en la zona alta de la ciudad, unas espectaculares vistas panorámicas; pero si tienes suerte y el día está despejado no puedes perderte las vistas desde lo alto de la iglesia del Sacre Coeur, tampoco las vistas que ofrece el Atomium.  

Por supuesto, si visitas la capital europea deberás acercarte al Palacio Real, la Grand Place, el Parlamento Europeo y sus alrededores, Rue de Neuve o el barrio de Ixelles.
  • Comidas
Algo que me ha maravillado, puede que sea debido a que en España se estila bastante, es la gran variedad de panes que hay, puedes comprarlos en cualquier supermercado y no te costará encontrarlos recién hechos. Con pipas, cereales, integral, blanco… Puede que sea por la influencia francesa, aunque no les guste mucho escucharlo.

Los estofados, tan típicos de las abuelas, son aquí tan famosos como en España, sólo que, para hacer honor al producto nacional, aquí se cocina con cerveza. Esta salsa, conocida como “Carbonnades” (aquí una buena receta para los más valientes) es originaria de Flandes, pero no te resultará difícil encontrarla en cualquier restaurante de Bruselas, tanto para los turistas como para los mismos belgas.

Puede que sea debido a su cercanía con el mar, lo cierto es que el origen no se sabe muy bien, pero los mejillones son el producto más demandado y consumido en la capital belga (con permiso de los gofres). Siempre acompañados de las famosas “frites”, puedes comerlos de maneras que seguro jamás antes habrías imaginado: con salsa de vino y ajo, con queso, tomate, con pasta, arroz o combinándolo con otro tipo de mariscos. Lo que está claro es que no puedes irte de Bruselas sin haberlos probado. También tienen su versión en algunos restaurantes fast food.

Variedad de gofres en una tienda cerca de la Grand Place
No, no es un tópico, en Bruselas se comen gofres. Sea cual sea la hora del día, seguro que encuentras a alguien por la calle comiéndolos. Dulces, salados, con helado, nata, frutas y, por supuesto, chocolate. Hay cientos de recetas, pero los que más éxito suelen tener son los gofres de Liège
  • Transporte

Parque del Cincuentenario. 
Se trata de la capital de Europa, ¡claro que tiene un transporte de calidad! Vale, de nuevo puede que me ciegue mi desconocimiento o que en mi ciudad no hay metro, tranvía, tren ni aeropuerto.

Para moverte dentro de la ciudad cuentas con bus, tranvía y metro. Los precios te parecerán razonables en función de con qué ciudad los compares, aunque la mayoría de las estaciones de metro no tienen barreras de entrada y tanto en el tranvía como en el autobús puedes entrar por la puerta trasera. Lo normal es que si haces un uso frecuente de los medios de transporte, tengas tu tarjeta mensual por 47€ y puedas acceder a todos ellos. Y por 54€ al mes tendrás, además, acceso al tren de cercanías.

Pese a todo, no es una ciudad complicada para patearla a pie. Bruselas es un pentágono y desde el centro del mismo quizás haya una hora a pie hasta cada uno de sus vértices.


¿Conoces Bruselas? Si has estado alguna vez allí y quieres contarnos tu experiencia o tu lugar favorito, ¡estaremos encantados de leerte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!