header

26/8/13

Bye bye summer

Para Easy Languages el verano es la temporada alta. Si, ya sé que no estoy revelando nada nuevo, pero para los que no lo sepáis, eso significa que en verano nosotros no tenemos vacaciones. Ahora lo entendéis, ¿no? 

En la playa.
No tener vacaciones en verano puede llevarse muy mal o, por el contrario, puedes tratar de buscarle el lado positivo y eso es lo que nosotros procuramos hacer siempre.

El verano de Easy Languages consiste en entretener, divertir y cuidar de nuestros estudiantes en Bournemouth. Dicho así tampoco parece gran cosa, os lo explicaré.

Puesto que nuestra oficina central está en Bruselas, cada semana sale de la capital de Europa un bus con destino a Bournemouth. Desde aquí llevamos nuestras maletas cargadas con mucha ilusión, pero también con mucha ropa porque no olvidemos que el destino es Inglaterra y allí nunca se sabe qué tiempo va a hacer. Salvo este verano, que ha sido espectacular (y eso que decían que sería un verano fresco…).

El trayecto dura unas 10 horas, durante las que salimos de Bélgica, pasamos por Francia, cruzamos el Canal de La Mancha en ferry y llegamos a Inglaterra. El viaje en bus sirve para que los chicos vayan conociéndose y sumergiéndose en el nuevo idioma.

El primer contacto con Bournemouth es bastante desconcertante, ya que el trajín de taxis que debe llevarles a los que serán sus hogares durante su estancia lingüística es agotador. Pero desde ese momento hasta que volvemos a encontrarnos todos de nuevo en la estación de autobuses todo es un no-parar: clases por las mañanas, actividades por las tardes y dos noches por semana y la excursión del sábado.

Durante una de las actividades: bowling! 
No es difícil ver cómo, en sólo una semana, sus caras de susto van ganando confianza a la hora de preguntar por las actividades, de moverse por la ciudad, de relacionarse con los compañeros y de ¡mantener conversaciones en inglés! 
¡En la disco!

Con el paso de los días, aquellos que han planeado su estancia por más de una semana, van dándose cuenta de que la semana siguiente los compañeros serán diferentes, también los monitores. Si, ha pasado tan sólo una semana, pero para ellos ha sido todo un mundo y les cuesta hacerse a la idea de que todo será diferente. No es que los monitores queramos verlos tristes, pero es halagador recibir mensajes de texto explicándote lo que has significado para ellos o peticiones de amistad en Facebook, abrazos y cariñosas palabras de despedida.


Con frecuencia suelen preguntar a qué nos dedicamos los monitores cuando no estamos con ellos, pero esa ya es otra historia… 
Algunos de nuestros monitores... 
¿Te ha gustado el artículo y quieres comentarlo? Go ahead! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!