header

5/7/13

Destino del mes: Berlín

¡¡Lo hemos estado anunciando y ya estamos aquí!! Os presentamos nuestra nueva sección: el destino del mes.

¿Cómo funciona? Pues muy fácil: cada mes os ofreceremos lo mejorcito de cada casa. Os recomendaremos ciudades en las que hacer vuestro curso de inmersión lingüística, la ciudad a la que enviar a vuestros hijos a un High School, la mejor ciudad en la que perderte si viajas solo… en fin, os hablaremos un poco de los destinos en los que tenemos cursos, las escuelas y, sobre todo, trataremos (en la medida de lo posible) de huir de los estereotipos para que sintáis que conocéis las ciudades, aunque nunca hayáis estado en ellas.

Por supuesto, estamos deseosos de que nos solicitéis destinos sobre los que informaros y escribir. Como siempre, ¡estamos a vuestra disposición!

Y ahora empezamos, redoble de tambores (aunque ya lo hayáis leído en el título) ¡Berlín!

Sólo por la historia que arrastra, la visita a la capital alemana ya es obligatoria. Aunque, por supuesto, no es el único motivo: monumentos, museos, gastronomía, arte, gente, festivales… sin olvidar que se trata de una capital, por lo que siempre habrá algún evento cultural, artístico, benéfico, gastronómico, deportivo… que merezca la pena.

Empecemos por el principio, olvidando cualquier percepción anterior, cualquier estereotipo o cualquier concepción previa que tengamos de los alemanes, Alemania, sus ciudades y sí, también sus políticos. Una vez hemos respirado hondo y hemos olvidado todo, seguimos.

Puerta de Brandemburgo.
Fuente: http://viajaresunviaje.blogspot.be/2012/02/que-debemos-conocer-en-berlin.html
El monumento más visitado de la ciudad es la Puerta de Brandemburgo, que durante años permaneció en tierra de nadie, ya que quedó cercada tras la construcción del Muro. A su caída recuperó el esplendor de los viejos tiempos y fue restaurada. La estatua de la cuadriga situada en la parte superior es una copia, ya que la original fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial.

Otros lugares que no puedes dejar de ver:

  • El Muro de Berlín. Si, calló, pero aún zonas en las que se mantiene para recordar a todos aquello qué les separó durante tantos años. Además, tienes la opción de recorrer el trayecto original en el que fue erigido, son 29 puntos en los que se recuerda a los que perdieron la vida al intentar cruzarlo y se amplía información. Visita obligada. 
  • Catedral. Situada frente al Palacio Imperial, rodeada de jardines y junto al río Spree. Como la mayoría de los edificios de la ciudad tuvo que ser reconstruido tras la IIGM, ¡obras que se alargaron hasta 2002! Su impresionante cúpula de color verdoso llama la atención desde fuera, pero también desde dentro, ya que puedes subir y contemplar las vistas del centro de Berlín después de 270 peldaños, eso sí.
  • Monumento al Holocausto. Una explanada con 2.711 bloques de hormigón que no te dejarán indiferente. Quizás no sea la mejor forma de recordar a los judíos víctimas del holocausto, pero la magnitud y la historia consiguen sobrecoger al visitante.
  • Alexanderplatz. Durante mucho tiempo fue considerada el centro de la zona Oriental y actualmente es uno de los principales centros de reunión donde se encuentran, entre otros, el reloj mundial, que señala la hora de todas las ciudades del mundo, y la torre de la televisión que con 368 metros de altura ofrece una de las mejores vistas de la ciudad.
Otras curiosidades:

  • Puede que los primeros días, más si no estás acostumbrado a usar metro, el de la capital alemana se te haga complicado. Debes fijarte bien, ya que de la misma vía salen varias líneas, hay letreros y los mismos vagones especifican de qué línea se trata, pero nunca está de más mirar dos veces.
  • El barrio de medieval de San Nicolás es famoso y muy visitado, la iglesia de San Nicolás data del 1237 y el barrio en sí es emblema del Berlín más antiguo. Situado dentro del recinto urbano y rodeado de calles peatonales, lo convierte en el lugar perfecto para pasear y abstraerse. ¡Pero no te fíes! Fue completamente reconstruido. Se cuidó hasta el más mínimo detalle medieval, pero todo lo que ves es fruto de la reconstrucción llevada a cabo en los 80 tras los bombardeos de la IIGM.
  • Ironías de la vida, la calle Wilhelmstr, donde en su día se escondió Hitler en su famoso búnker, alberga hoy edificios públicos como el ministerio de Salud Pública o la embajada de Reino Unido. Es aquí, además, donde podrás ver algunos de los edificios que aguantaron los bombardeos.
  • El famoso monigote de los semáforos, que en su día fue símbolo de la Alemania comunista, es hoy parte del mobiliario urbano y objeto de culto y souvenir. Con su característico gorro, mientras está en rojo permanece con las manos en cruz, para pasar a posición marchante cuando se pone en verde. 
¿Alguna vez has estado en berlín y quieres contarnos tu vivencia? ¡Adelante!

2 comentarios:

  1. Ya me gustaria poderos acompañar, esta año creo que no podre estar en Berlin unos dias. Ya veremos ...

    http://intimoberlin.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10/7/13 9:12

    Bueno, ¡pues el año que viene! Y sino, espera a ver el destino de agosto, quizás os inspire más ;)
    Por cierto, buen blog. ¡Gracias!

    ResponderEliminar

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!