header

23/5/13

Keep calm and stuy on!!

Con los finales a la vuelta de la esquina todo consejo es poco. ¡Aquí los nuestros!

Hace mucho que pasé por ésa época y, la verdad, no sé cuál sería mi respuesta si me planteasen volver a estudiar: exámenes finales, agobios, estrés, noches sin dormir, abuso de cafeína… La verdad que a tiro pasado, recordando mis años de estudio desde la perspectiva que da el tiempo, no parece que fuese tan duro, sin embargo, insisto, no sé si volvería.

Fuente: http://toocollege.com/2011/12/14/keep-calm-and-study-on-toocollege/


A los que ahora pasáis por ésos momentos de nervios y tensión, aquí va nuestra lista de recomendaciones:

  • Lo suyo es que lleves el temario al día, pero si, como a la mayoría de los mortales, te ha pillado el toro, calma, no desesperes porque el agobio no te dejará avanzar. Planifica el contenido, resume el temario y esquematiza para que te sea más fácil entender y retener los contenidos.


  • Descansa. Seguro que estás harto de oírlo, pero ir descansado a un examen te da frescura para afrontar las respuestas. Lo importante no es tener todo el temario en la cabeza, sino saber darle forma a lo que has estudiado. Y a veces un poco de picardía también puede ayudarte.


  • Aliméntate bien. Una dieta equilibrada durante el período de exámenes te ayudará mucho. Sí, yo también abusé del RedBull y el café, pero sobre todo procura no saltarte las comidas. Verduras como las zanahorias son buenas para la memoria, según diversos estudios; las manzanas también te ayudarán a mantenerte despierto, así como el agua que, al tiempo que te hidrata reduce el cansancio. Las propiedades de algunos pescados como el atún o el salmón, como potenciadores de la memoria, son también conocidas. Pero si el pescado no es lo tuyo, siempre puedes tirar de los frutos secos o el chocolate, que te proporcionarán energía de forma rápida. Además está demostrado que algunos como las almendras, favorecen también la memoria.

  • Márcate tiempos. Haz descansos de 10 o 15 minutos cada cierto tiempo: levántate de la silla, da una vuelta, estira las piernas, escucha música, baila o habla con tus amigos… cualquier opción es buena para evitar que la saturación te impida avanzar. Si esto no es suficiente, salir a la calle siempre relaja y ayuda a desconectar.


  • Ejercita tu mente. La agilidad mental es fundamental para saber salir del paso cuando se te olvida algo. Juega al solitario, haz sudokus, crucigramas o cualquier otro tipo de actividad con las que no sólo desconectarás de los estudios, sino también ganarás agilidad y, lo que es más importante, si los coges sencillitos ¡ganarás en autoestima!


  • Haz ejercicio físico. Las penas con pan son menos y las tensiones con el ejercicio se controlan mejor. Ya lo decían los griegos: “Mens sana in corpore sano”. Unos abdominales, un paseo o, como te he dicho antes, un baile te ayudarán a externalizar las tensiones, relajarán tu cuerpo y desconectarán tu mente permitiéndote volver al estudio con fuerza.

                                                                 
Y si todo esto no te sirve, piensa que siempre quedará septiembre. Nadie es perfecto e incluso los mayores genios de la historia tardaron algún tiempo en conseguir el éxito.

¡Suerte!


2 comentarios:

  1. inmaculada blanco23/5/13 12:46

    ¡¡¡¡Pero si ya no hay Septiembre con Bolonia !!!. Todo a una carta en Julio.

    ResponderEliminar
  2. Pero sí hay septiembre en el Bachillerato y ¿qué me dices de Selectividad?

    ResponderEliminar

¡Participa! ¡Cuéntanos tu experiencia con los idiomas!